Los dos jóvenes, de 18 y 20 años, han sido trasladados a la cárcel de manera provisional, comunicada y sin fianza por el homicidio de Álvaro S.R., de 29 años

Prisión provisional, comunicada y sin fianza, para dos de los cuatro implicados en el crimen del vigilante de seguridad, de 29 años, asesinado el pasado domingo en el municipio jiennense de Peal de Becerro. Es el dictamen del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Cazorla, desde donde se ha ordenado el traslado a la cárcel de los jóvenes de 18 y 20 años acusados de un delito de homicidio.

A los otros dos investigados, de 28 y 30 años, se les tomó declaración el pasado lunes y fueron puestos en libertad provisional a expensas de ser reclamados por la justicia.

Recordemos que fue el domingo 17 de julio cuando el vigilante, Álvaro S.R., perdía la vida en una avenida cercana al local donde estaba trabajando tras recibir varias puñaladas en el pecho. Aunque la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil continúa abierta, todo apunta a que la víctima pidió a los cuatros individuos que no sacaran sus bebidas del local, una situación originó la pelea con resultado mortal.

Los otros dos investigados por el crimen están en libertad condicional a expensas de lo que determine la justicia

La muerte del joven, que trabajaba como portero en el establecimiento para ganar un extra económico, conmovió a todo el municipio. Vecinos y ciudadanos llegados desde otros puntos de la provincia se concentraron el lunes por la tarde ante las puertas del ayuntamiento para condenar este crimen pero, lo que parecía ser una manifestación política, acabó provocando varios disturbios por las calles de Peal de Becerro.

Un grupo de participantes pretendieron acceder al barrio donde residen los presuntos autores del asesinato. Saltándose la línea de seguridad marcada por los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, se acercaron hasta estas viviendas, donde pintaron en varias fachadas y volcaron varios vehículos. En este punto, la Guardia Civil se vio obligada a pedir refuerzos para controlar la situación, si bien los manifestantes se dirigieron a la calle Sol para seguir causando daños.

En esta vía de Peal habitan familias de etnia gitana que nada tienen que ver con el suceso pero, igualmente, los exaltados dañaron fachadas de diferentes casas y todo apunta a que originaron un incendio en una vivienda deshabitada, extremo que está siendo investigado. 

Fuente: https://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20220720/8420185/ingresan-prision-dos-acusados-asesinar-vigilante-seguridad-peal-becerro.html