El sindicato alerta de que sigue la escalada de altercados contra los profesionales del sector

UGT ha condenado la conducta agresiva que este pasado jueves tuvo lugar en la Delegación de la Agencia Tributaria de Salamanca de la calle Rector Lucena, por un ciudadano hacia la trabajadora de Seguridad Privada que estaba realizando allí su trabajo.

El ciudadano, acudió sin cita previa y no pudo ser atendido, lo que provocó su conducta agresiva contra la trabajadora.

El Sector de Seguridad Privada de FeSMC-UGT Salamanca reclama a las administraciones, empresas y usuarios más medidas de autoprotección y refuerzo de personal de Seguridad Privada en aquellos sitios de pública concurrencia donde los/as vigilantes están realizando sus funciones.

UGT vuelve a poner sobre la mesa que los precios bajos en la adjudicación de los servicios de vigilancia y la proliferación de empresas que rebajan la calidad de los servicios, todo ello con el conocimiento de la administración, dejan en total indefensión a los trabajadores/as de este sector.

Este sector ha tenido que sufrir los continuos recortes en los precios de licitación para la ejecución del servicio. Esto, unido a la proliferación de empresas que sólo quieren aumentar sus beneficios sin respetar las mínimas condiciones de autoprotección de los/as vigilantes.

Desde nuestro sindicato creemos que es necesario abordar un Reglamento de la Ley de Seguridad Privada, donde se obligue a las empresas y administraciones adjudicadoras y las empresas adjudicatarias de seguridad, a dotar de más medios de autoprotección y más vigilantes en determinados servicios.

Igualmente nos solidarizamos con todos/as los trabajadores/as que a diario sufren agresiones en las administraciones, grandes superficies, hospitales…

Fuente: https://www.elnortedecastilla.es/salamanca/denuncia-agresion-vigilante-20220603122638-nt.html