Dos conceptos clave: la reducción y la adaptación de jornada, para que, en caso de necesitarlo, sepáis en que consisten, sus diferencias, y cuándo y como solicitarlas.