Tras el decreto del Gobierno, el uso de las mascarillas ya no será obligatorio en el interior de edificios, salvo si los departamentos de prevención de riesgos de las empresas mantiene su uso si existe riego de contagios.