En la empresa de seguridad Prosegur se saltan la normativa y, auto-asignandose la categoría de médicos facultativos, deciden citar, en sus oficinas, a los vigilantes que se encuentran en situación de baja por enfermedad para comprobar si están en situación de incorporarse a trabajar.