La sentencia de alto tribunal, a denuncia de UGT, anula la aplicación del convenio de la citada empresa de seguridad y obliga a la misma a abonar los salarios recogidos en el convenio colectivo sectorial