En un trabajo tradicionalmente masculino, ningún país europeo supera el 20% de mujeres en el sector de la seguridad privada