Con el protocolo actual con el que se trabaja en los scanners, un vigilante operador puede estar hasta cuatro horas de manera continuada, poniendo así en riesgo su salud y la operativa de seguridad de la ciudadania.