Iniciamos un nuevo año. Sin duda el año 2022 nace con la incertidumbre que conlleva el no acabar definitivamente con el virus. Situación que sigue afectando a la salud de las personas y que también repercute nuevamente en la economía mundial y por ende en nuestro país.

El aumento del SMI, la Reforma de las Pensiones, La Reforma Laboral sin duda significan herramientas necesarias y conquistadas en este año para mejorar el día a día de las personas, pero no son suficientes. La Inflación, las políticas que se vienen impulsando desde el marco europeo y también en el conjunto del país, nos obliga a fortalecer la presencia de nuestro Sindicato en las empresas y en el conjunto de la sociedad. Una sociedad que más allá de macroeconomía necesita respuestas claras a sus problemas. Eliminar las tasas de desempleo, subir los salarios, incidir en un reparto más equitativo de la riqueza es fundamental también en esta crisis sanitaria y económica que además apunta a un cambio progresivo sobre las formas de empleo futuras. Un cambio de modelo donde los Sindicatos donde, el nuestro, debe seguir jugando ese papel fundamental de transformar las cosas.

Una transformación que debe cambiar el modelo productivo pero también el modelo retributivo en nuestro país y también en el sector servicios, y en la seguridad privada. Imprimir servicios de valor añadido ante los retos tecnológicos es de aquello que muchas empresas del sector no quieren oír hablar y donde nosotros y nosotras vamos a seguir poniendo el acento. Para ello una vez más disponemos de un Plan el mejor que puede existir en el ámbito de la seguridad privada en nuestro País. Sin duda disponer de nuestros delegadas y delegas de seguridad privada y servicios auxiliares sigue siendo sin duda el mejor plan sindical para el año que hoy comienza.

Presencia en las empresas, el nuevo año también debe marcar como objetivo el mantener y aumentar nuestra presencia sindical en las empresas del sector. Nadie mejor que nuestros delegados y delegadas para seguir reforzando la atención directa a los problemas de las personas. Trabajadores y trabajadoras que merecen asesoramiento y respuesta directa a todos aquellos problemas que puedan surgir en el día a día de su vida laboral. El Sector en su totalidad marca un año más como elemento necesario para el mantenimiento de empleo y mejora de sus condiciones ante los nuevos retos de futuro. También ello implica a un cambio de modelo empresarial. 

Un modelo de empresas que debe dejar fuera a todas aquellas tendencias empresariales basadas en la oportunidad y en los bajos precios a costa de reducción de derechos laborales. Un cambio de modelo productivo de país que debe sin duda también transformara el modelo de la seguridad privada en España y que desde nuestro Sindicato deberemos seguir afrontando en este nuevo año. 

Negociación colectiva donde la nueva Reforma Laboral debe sin manipulaciones políticas reforzar nuevamente la prevalencia de los convenios sectoriales sobre los convenios de empresa. Estos últimos amparados en las anteriores disposiciones legales han sido utilizados en el sector para reducir condiciones laborales en las empresas. Una negociación colectiva donde seguir avanzando hacia mejorar las condiciones salariales de las personas trabajadoras. En un mapa mundial de incertidumbre todavía atacado por la pandemia pero que debe marcar como objetivo de nuestro Sindicato seguir subiendo los salarios en el año que empezamos.

No será fácil, quien piense que lo es o miente o se equivoca en el análisis. Un sector atomizado donde las empresas para mantenerse como tal imprimen cada vez con mayor virulencia ofertas económicas a la baja, donde los clientes públicos y privados no admiten subidas de precios y donde la clase política de nuestro país permanece impasible a la problemática de la seguridad privada en España. Pero pese a todo debemos seguir también en este año impulsando acciones que en su ámbito finalista conlleven a subir los salarios tanto en la seguridad privada como en los servicios auxiliares. Desde la concertación y también desde la movilización cuando sea precisa. Desde el compromiso con las personas trabajadoras y actuando como mejor sabemos hacerlo, desde el debate y desde la toma conjunta de decisiones. No queda duda nadie lo hará por nosotras. Nadie lo hará por nosotros deberemos conquistarlo.