El actual sistema de exámenes para obtener la certificación de operador de escáner en los aeropuertos somete a un proceso de incertidumbre al colectivo de seguridad privada