Tras recibir, el Ministro del Interior, la directora de la Guardia Civil y el ex Vicepresidente del Gobierno Español, paquetes que contenían una amenaza de muerte en forma de balas, la dirección de Correos, sin ningún tipo de investigación previa sobre lo sucedido, a tomado represalias contra el Vigilante de Seguridad.