• Las otras dos implicadas deberán pagar 360 euros cada una.

2.520 euros de multa para cada una. Esta es la sanción que han aceptado las dos mujeres acusadas de enfrentarse al vigilante de seguridad de una conocida franquicia de la calle Toro y a los policías que acudieron tras requerirse su presencia en el lugar. El Juzgado de lo Penal número Dos de Salamanca ha acogido en la mañana de este martes el acuerdo, que también conlleva una multa de 360 euros para cada una de las otras dos acusadas. Las cuatro han aceptado el trato entre las partes como autoras de los delitos de resistencia a la autoridad y lesiones leves y se han comprometido a cumplir con el pago, así como con la indemnización al vigilante y a un policía que resultaron lesionados. En caso de no hacerlo serán privadas de libertad. Recordemos que el fiscal pedía para las dos primeras acusadas, R.S.G. y L.F.S., penas de un año y seis meses de prisión, así como una multa de 720 euros. En el caso de las otras dos, S.S.G. y M.S.G., solo la multa.

De acuerdo con el escrito provisional de la Fiscalía, os hechos ocurrieron a última hora del 13 de febrero de 2019 cuando las mujeres, que llevaban un carrito de bebé e iban acompañados de al menos un niño salieron del establecimiento con un carrito de bebé y se activó la alarma, por lo que desde el comercio se dio aviso a la Policía Local y el vigilante las interceptó.

Al pedirles que le dejaran ver el contenido de las bolsas que llevaban, recibió un escupitajo de una de ellas, tras lo que se abalanzaron sobre él y le propinaron manotazos y patadas, cesando a la llegada de la Policía Local.

Fue entonces cuando otras dos mujeres del grupo que esperaban fuera se enfrentaron si cabe con más violencia a los agentes y mientras una arrojó agua sobre el uniforme de uno de ellos, la segunda arañó en la cara a otro, siendo finalmente reducidas pese a la resistencia opuesta.

Como consecuencia de todo ello, tanto el vigilante como un policía resultaron lesionados.

Fuente: lagacetadesalamanca.es