La empresa Ilunion y los centros comerciales Carrefour se enfrentan a una demanda colectiva por no abonar las nóminas atrasadas de los casi 400 vigilantes que subcontrataron tras la quiebra de Ombuds. El sindicato Alternativa Sindical, que se encarga de la representación de los trabajadores de seguridad privada, ha denunciado a ambas empresas ante la Audiencia Nacional por no asumir la “responsabilidad solidaria de la deuda” que el grupo de los Cortina dejó en estos empleados.

Según afirman desde este sindicato, tanto a Ilunion como a Carrefour se le pueden reclamar estos impagos en virtud de “una doctrina del Tribunal Supremo en relación a una resolución dictada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)”. Este Tribunal europeo estableció que al producirse un importante trasvase de mano de obra de una empresa a otra, como es el caso, ambas “responderán solidariamente de las deudas con los trabajadores, no siendo válidas las limitaciones establecidas en el convenio”.

Leer noticia completa en: moncloa.com