• Los vigilantes de seguridad de los juzgados de la región, pertenecientes a la UTE Alerta y Control S.A-Diamond, estudian paros y movilizaciones ante el retrasos de sus nóminas, algo que ya han denunciado ante la Inspección de Trabajo de los sindicatos y que podría afectar al desarrollo de la jornada electoral al tener que abrir algunos órganos judiciales por las Juntas Electorales.

Los vigilantes de seguridad de los juzgados de la región, pertenecientes a la UTE Alerta y Control S.A-Diamond, estudian paros y movilizaciones ante el retrasos de sus nóminas, algo que ya han denunciado ante la Inspección de Trabajo de los sindicatos y que podría afectar al desarrollo de la jornada electoral al tener que abrir algunos órganos judiciales por las Juntas Electorales.

Estás afectados cerca de 330 vigilantes de 70 sedes madrileñas y los retrasos en la nóminas podrían llevar a “descubiertos” en la cobertura de los servicios, según apunta a Europa Press el colectivo.

Leer noticia complete en: lavanguardia.com