• Gestores de infraestructuras y comerciantes colapsan de peticiones a las empresas por el vandalismo de los radicales independentistas

Es de lo poco que sí funciona en Cataluña. La autonomía ha visto cómo se agotaban los vigilantes de seguridad en cinco días de duros disturbios en las calles y de cortes y bloqueos de infraestructuras críticas. Empresas gestoras de estas instalaciones están demandando tantos refuerzos a las empresas de vigilancia que la región se ha quedado literalmente sin personal.

Leer noticia completa en: cronicaglobal.elespanol.com