• Las supuestas irregularidades de la seguridad en las instalaciones de Valle Tabares y La Montañeta llevan a la Dirección General de Protección a la Infancia a plantearse rescindir el contrato con la empresa

La Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia del Gobierno de Canarias se ha propuesto retirar el servicio de vigilancia privada de los centros de internamiento educativo de menores infractores del Archipiélago (Valle Tabares y La Montañeta) a la empresa Alcor Seguridad por las presuntas irregularidades e incumplimientos llevados a cabo.

La directora general de dicho departamento, Iratxe Serrano, confirmó que el Ejecutivo autónomo trabaja con esta intención y aclaró que “estamos a la espera de un informe del Consejo Consultivo” para adoptar tal medida.

Serrano comentó que “la prioridad es la rescisión del contrato”. Algunos de los motivos esgrimidos por dicho organismo de la administración son que hay fines de semana en que algunos vigilantes no acuden a su puestos, que admite que un empleado continúe en su plaza laboral a pesar de que tiene una condena en firme por violencia de género o, por ejemplo, no actuar de manera apropiada ante una situación de conflicto entre adolescentes internos.

La directora general argumenta que “no queremos poner en peligro al personal educativo de los centros ni a los propios menores”. Desde hace años, la actividad educativa en los centros de internamiento para menores infractores en ambas provincias está gestionada por la Fundación Juventud Canaria Ideo. Según Serrano, ante enfrentamientos violentos entre internos o un motín, “la respuesta de los vigilantes no ha sido la esperada y esto resulta preocupante”.

Fuente: eldias.es