José Núñez, de 31 años, trabaja como vigilante de seguridad en Son Espases. Hace dos años que cambió de vida tras 11 en el Ejército de Tierra. «Lo dejé por mi hija», reconoce mientras bebe un Aquarius de limón en la cafetería del hospital. El joven tiene pareja y dos niñas. «Si estuviera soltero seguiría en el Ejército. Seguro».

318
José Núñez , de vigilante en Son Espases.
14-07-2019 | Redacción Local

Leer noticia completa en: ultimahora.es