• El jiennense Francisco Manuel, guarda rural, reivindica la necesidad de la figura de estos profesionales en Jaén

El guarda particular de campo es un cuerpo de seguridad privada de gran abolengo en España. Sus agentes tienen a cargo la vigilancia, el mimo y la protección de las fincas rústicas de España. Estos profesionales prestan un servicio de seguridad que está inspeccionado y controlado por la Guardia Civil, al que sirven como complemento perfecto.

En la provincia, existe la figura de guardia rural en diversos lugares, como Úbeda, Baeza o los municipios próximos a Sierra Morena, sin embargo, algunos profesionales ponen de manifiesta la necesidad de poner esta figura en valor en la capital.

Leer noticia completa en: diariojaen.es