• La ley no establece ninguna excepción para los municipios que aumentan población en verano. El consistorio solicitará permiso al Gobierno para controlar casos como los puestos de ‘top manta’

 

La normativa autonómica sobre los cuerpos de Policía Local tiene como propósito la dotación de más estabilidad a las plantillas, mediante limitaciones a unos casos de interinidad que en muchos sitios son casi crónicos. Por contra, este objetivo causa auténticos quebraderos de cabeza en localidades turísticas, ya que por este supuesto se ponen cortapisas a la contratación temporal de agentes en la temporada de verano, cuando aumentan las necesidades derivadas del crecimiento de población que experimentan.

Leer noticia completa en: elperiodicomediterraneo.com