• Los comerciantes de la Plaza Real de Barcelona están hartos de peleas y de robos. Para solucionarlo, han decidido contratar ellos mismos a vigilantes de seguridad.
Los vigilantes, contratados por la asociación de comerciantes de la zona, hacen turnos de día y de noche. Cansados de la delincuencia, han tomado esta decisión en una demostración de que su paciencia no es infinita después de quejarse mucho y sin éxito.
De momento, esta iniciativa va a durar un mes.
Los comerciantes remarcan que su objetivo es disuadir a ladrones, lateros y traficantes de droga que molestan a los clientes.
Dicen que el cambio es abismal que ahora se puede estar tranquilo en un lugar en el que antes era imposible.

Leer mas en la fuente: antena3.com