El Juzgado de lo Social número 2 de San Sebastián ha reconocido que la ansiedad sufrida por un vigilante de seguridad y que llevó a que el trabajador tuviese que ser dado de baja entre mayo y julio de 2018, se debió a la conflictividad laboral y el acoso por parte de un superior y que, por tanto, se trata de un accidente laboral.

En un comunicado, CCOO Euskadi ha señalado que el citado juzgado ha dictado una sentencia por la cual “se reconoce que el periodo de baja por ansiedad que el vigilante de seguridad J.L.C.R. sufrió entre mayo y julio de 2018 se deriva de accidente de trabajo“.
El denunciante desempeña sus tareas como vigilante de seguridad en la empresa Sureste Seguridad SL. y el sindicato CCOO Euskadi ha indicado que el informe realizado por la propia empresa “concluye que había existido una actitud abusiva y hostil por parte del jefe de equipo hacia el trabajador, por lo que la sentencia considera este extremo como un hecho probado”.
Sin embargo, ha criticado que “tanto la propia Seguridad Social como Mutua Universal han optado por no reconocer el origen profesional de la dolencia del trabajador, intentando ocultar el accidente de trabajo“.

Leer noticia completa en: telecinco.es