Así lo ha estimado la magistrada-juez del Juzgado de lo Social Nº 6 de Granada, que en su sentencia culpa al Consistorio de la rescisión de los contratos de estos trabajadores.

Un bufete de abogados murciano representaba a la nueva empresa contratista del servicio, a quien se le achacaba tal rescisión contractual.

La magistrada-juez señala al Ayuntamiento como responsable del despido de esos cuatro vigilantes de seguridad, por lo que tendrá que indemnizarlos con 73.060 euros, al considerar que sus puestos de trabajo no se suprimieron, ni amortizaron, ni desaparecieron, sino que fueron asumidos por la Corporación municipal.

Leer noticia completa en: murcia.com