• La empresa comunicó a Sanidad que rescindía el contrato porque no le salían las cuentas. La comunidad ha tenido que sacar urgentemente nuevos contratos y se los ha dado a la misma firma.

Un total de 12 hospitales madrileños, dependientes de la Consejería de Sanidad, acaban de adjudicar a dedo de manera urgente (en un procedimiento negociado sin publicidad) su servicio de vigilancia a la empresa Ariete Seguridad, cuya administradora única es Silvia Cruz Martín, que fue concejala del PP en el Ayuntamiento de Alcorcón hasta julio de 2017. Estos 12 contratos son por tres meses y costarán a las arcas públicas 1,5 millones de euros. Sanidad asegura que no le ha quedado más remedio que permitir este sistema de contratación, ya que la empresa que prestaba el servicio comunicó que quería resolver este contrato y mientras sale una nueva licitación los hospitales no podían quedarse sin seguridad.


UGT ha denunciado los tres convenios colectivos de Ariete de los últimos años, y los tres han sido anulados por los tribunales


 

En julio del año pasado Ariete Seguridad empezó a comunicar a las gerencias de los hospitales de sus dos lotes que la Audiencia Nacional acababa de anular el convenio que aplicaba a sus trabajadores y que por tanto “comenzaban a regir las condiciones del convenio colectivo del sector, lo que implica un desequilibrio financiero en la cuenta de explotación”, es decir, que tenía que mejorar las condiciones salariales de sus vigilantes. Como no le cuadraban las cuentas, solicitó al Sermas “la modificación del contrato vigente o en su defecto la resolución del mismo”. En octubre de 2018, los servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid emitieron un informe sobre la improcedencia de acceder a la pretensión de Ariete.

Leer noticia completa en: elconfidencial.com