Una vigilante de seguridad logra salvar la vida de una mujer en la sede de la Delegación de Hacienda de Baleares. Nuestra protagonista se llama Cristina Jiménez y es vigilante de la empresa Eulen.

«Estaba en la puerta principal cuando una compañera nos alertó de que una mujer se había desplomado. Cuando llegué hasta su posición me percaté de que la víctima no respiraba y no respondía a ningún estímulo. Lo primero que hicimos fue pedir a mis compañeros que alertaran a la central del 112. Todo apuntaba a que había sufrido un infarto», apunta Cristina.

«Acto seguido comencé a realizar las maniobras de RCP que aprendimos en el curso. Nunca piensas que te verás en una situación similar, pero es muy gratificante cuando con tu trabajo logras salvar una vida. Finalmente, todo acabó bien y la mujer se recupera satisfactoriamente», concluye.

Leer noticia completa en: ultimahora.es