Es fácil inventar mentiras y cambiar la realidad para de esta manera conseguir generar dudas y como dice el dicho. “reparte mierda que algo queda”. Pero la realidad es tozuda e inamovible y los hechos no se pueden cambiar.

Desde esta sección sindical se ha apoyado al hoy NO-AFILIADO a UGT de manera clara y contundente.

  • Se apostó por el para que estuviera en el Equipo de Dirección en el Sector de Seguridad en Madrid. Del que salió tarifando con todos y del que se tuvo que marchar
  • Después se apostó para que estuviera en la Secretaría de Acción Sindical de la Federación de la que también tuvo que salir por enfrentamientos con miembros de la Comisión Ejecutiva Regional
  • Pero esta Sección Sindical no deja en la estacada a nadie por lo que le nombramos Secretario General de la Sección Sindical Estatal pero en la negociación de la vuelta al Convenio Nacional, en el que os recuerdo que la estrategia que marcamos desde UGT para meter presión, fue denunciar el convenio de SEGURIBER, nunca se atrevió a firmar y tuvo que hacerlo el Secretario de Organización, ese al que hoy acusa de no sé qué, Luis C. Fernández.

Durante todo este periodo estuvo liberado porque desde la sección sindical de Madrid, entendimos que era necesaria su liberación para desarrollar estos trabajos.

¿Dónde empieza el problema de su liberación? El día que el compañero mandó un escrito a la dirección de la empresa denegando las horas sindicales de una compañera de su propia ejecutiva porque no quería que fuera a un congreso de la UGT.

Es cuando la empresa le pregunta quienes son los que pueden disponer de las horas sindicales de la sección sindical Estatal y es aquí donde el compañero manda una contestación en la que se queda, junto con un compañero de Melilla, con todas las horas sindicales para intentar  mantener su liberación, dejando al resto de compañeros sin ninguna.

Tras ese reparto de horas sindicales, la empresa le comunica que ha consumido todas las horas sindicales y que tiene que volver a su puesto de trabajo y es aquí donde el compañero manda un escrito diciendo “que perdurará en UGT mientras exista la Sección Sindical Estatal y que luego se hará independiente”. Y es esto lo que provoca la dimisión de toda la Ejecutiva Estatal.

Para intentar mantener su liberación y su puesto en la Estatal es cuando empieza a mentir y a amenazar tanto a delegados como a afiliados y a denunciar,  aunque no se han aceptado a tramites dichas denuncias, a todo el que se pone por delante, entendiendo que cuanto peor  para  todos mejor para él.

Habla de que se preocupa de los trabajadores y de la UGT pero el daño que hace a unos y a otros es difícil de cuantificar.

Desde esta Sección Sindical asumimos errores y equivocaciones pero tenemos claro que quien trabaja se equivoca y  quien no hace nada, como él, nunca lo hará.

Por último queremos dejar claro que esta Sección Sindical no ha denunciado a nadie ni a expulsado a nadie, ni le ha hecho “la cama” a nadie, aquí el que trabaja para defender los derechos de los compañeros siempre tendrá sitio quien sólo busca su interés sobra.